Estudio Genético Para Cáncer Hereditario

¿Qué es la prueba genética?

Las pruebas genéticas buscan cambios hereditarios específicos (mutaciones) en el material genético o ADN (cromosomas, genes) o proteínas de una persona. Las mutaciones genéticas pueden tener efectos nocivos, benéficos, neutros (sin efectos) o inciertos sobre la salud. Las mutaciones que son nocivas pueden aumentar las posibilidades, o el riesgo, de desarrollar una enfermedad como el cáncer. En general, las mutaciones heredadas se cree que juegan un papel importante en alrededor de 5 a 10 por ciento de todos los cánceres.

A veces, el cáncer parece "correr en las familias" aunque no sea causado por una mutación hereditaria. Por ejemplo, un ambiente o estilo de vida compartido, tal como el uso del tabaco, puede causar que se desarrollen cánceres similares entre los miembros de la familia. Sin embargo, ciertos patrones -como los tipos de cáncer que se desarrollan, otras condiciones no cancerosas que se observan y las edades en las que el cáncer suele desarrollarse- pueden sugerir la presencia de un síndrome de cáncer hereditario.

Se han identificado las mutaciones genéticas que causan muchos de los síndromes de cáncer hereditario conocidos, y las pruebas genéticas pueden confirmar si la afección es realmente el resultado de un síndrome hereditario. También se realizan pruebas genéticas para determinar si los miembros de la familia sin enfermedad evidente han heredado la misma mutación que un miembro de la familia que se sabe que tiene una mutación asociada al cáncer.

Las mutaciones genéticas hereditarias pueden aumentar el riesgo de una persona de desarrollar cáncer a través de una variedad de mecanismos, dependiendo de la función del gen. Las mutaciones en los genes que controlan el crecimiento celular y la reparación del ADN dañado son particularmente propensas a estar asociadas con un mayor riesgo de cáncer.

También se pueden realizar pruebas genéticas de muestras de tumores, sangre y demás muestras biológicas en pacientes con alta sospecha clínica o ya con diagnóstico de cáncer con el fin de identificar si son candidatos o no a recibir medicamentos específicos para su enfermad. Las pruebas genéticas también son muy útiles para estadificar, medir la evolución y pronosticar el comportamiento del cáncer, a lo que se conoce actualmente en las ciencias modernas de la salud como “medicina de precisión”.
¿Alguien que hereda una mutación pedisponente al cáncer siempre tiene cáncer?
No. Incluso si una mutación predisponente al cáncer está presente en una familia, no significa necesariamente que todo el que hereda la mutación desarrollará cáncer. Varios factores influyen en el resultado en una persona dada con la mutación.

Para entender cómo se heredan los síndromes hereditarios de cáncer, es útil tener en cuenta que cada persona tiene dos copias de la mayoría de los genes, con una copia heredada de cada uno de los padres. La mayoría de las mutaciones involucradas en los síndromes hereditarios de cáncer se heredan en uno de dos patrones principales: autosómica dominante y autosómica recesiva.

Con una herencia autosómica dominante, una única copia alterada del gen es suficiente para aumentar las probabilidades de una persona de desarrollar cáncer. En este caso, el padre del que se heredó la mutación también puede mostrar los efectos de la mutación genética. El padre también puede ser referido como un portador.

Con herencia autosómica recesiva, una persona tiene un riesgo aumentado de cáncer sólo si hereda una copia mutante (alterada) del gen de cada uno de los padres. Cada uno de los padres debe llevar una copia del gen alterado junto con una copia normal, por lo general no tienen un mayor riesgo de cáncer por sí mismos. Sin embargo, debido a que pueden pasar el gen alterado a sus hijos, se les llama portadores.

Una tercera forma de herencia de las mutaciones predisponentes al cáncer es la herencia recesiva ligada al cromosoma X. Los varones tienen un solo cromosoma X, que heredan de sus madres, y las mujeres tienen dos cromosomas X (uno de cada padre). Una mujer con una mutación predisponente al cáncer recesivo en uno de sus cromosomas X y una copia normal del gen en su otro cromosoma X es portadora pero no tendrá un mayor riesgo de cáncer. Sus hijos, sin embargo, tendrán sólo la copia alterada del gen y, por lo tanto, tendrán un mayor riesgo de cáncer.

Incluso cuando las personas tienen una copia de una mutación dominante que predispone al cáncer, dos copias de una mutación recesiva o, para los varones, una copia de una mutación recesiva ligada al cromosoma X, pueden no desarrollar cáncer. Algunas mutaciones son "incompletamente penetrantes", lo que significa que sólo algunas personas mostrarán los efectos de estas mutaciones. Las mutaciones también pueden "variar en su expresividad", lo que significa que la gravedad de los síntomas puede variar de persona a persona.
¿Quién debe considerar las pruebas genéticas para el riesgo de cáncer?
Pacientes con antecedentes personales o familiares que sugieren una condición hereditaria de riesgo de cáncer en quienes los resultados del estudio genético proporcionarían información que ayudará a guiar la atención médica a futuro.

Las características del historial médico personal o familiar de un paciente que, particularmente en combinación, pueden sugerir un síndrome de cáncer hereditario incluyen:

  • Cáncer que fue diagnosticado a una edad inusualmente temprana.
  • Varios tipos diferentes de cáncer que han ocurrido independientemente en la misma persona.
  • Cáncer que se ha desarrollado en órganos pares, como los riñones o ambos pechos.
  • Varios parientes de sangre cercanos que tienen el mismo tipo de cáncer (por ejemplo, una madre, una hija y hermanas con cáncer de mama).
  • Casos inusuales de un tipo específico de cáncer (por ejemplo, cáncer de mama en un hombre).
  • La presencia de defectos de nacimiento, tales como ciertos tumores de piel no cancerosos (benignos) o anormalidades esqueléticas, que se sabe están asociados con síndromes de cáncer heredados.
  • Ser miembro de un grupo racial/étnico que se sabe que tiene una mayor probabilidad de tener un cierto síndrome de cáncer hereditario y tener una o más de las características anteriores.
Profesionales Entrenados en Genética
Se recomienda encarecidamente que una persona que está considerando pruebas genéticas hable con un profesional entrenado en genética antes de decidir si debe someterse a la prueba. Estos profesionales pueden incluir a médicos, consejeros genéticos y otros profesionales de la salud conocedores del tema.

El asesoramiento genético incluye una revisión detallada de la historia clínica personal y familiar del individuo relacionada con el posible riesgo de cáncer. El asesoramiento también incluye discusiones sobre temas tales como:

  • Si las pruebas genéticas son apropiadas, qué pruebas específicas pueden ser utilizadas y la exactitud técnica del método empleado (desempeño y limitaciones).
  • Las implicaciones médicas de un resultado de prueba positivo o negativo.
  • La posibilidad de que el resultado de una prueba no sea informativo, es decir, que la información puede no ser útil para tomar decisiones de atención médica.
  • Los riesgos psicológicos y los beneficios de conocer los resultados de una prueba genética.
  • El riesgo de pasar una mutación genética (presente en uno o ambos padres) a sus hijos.
Dicho esto, es de suma importancia que el paciente firme un consentimiento informado previo a la realización del estudio con el fin de haber comprendido el objetivo y las limitaciones que el estudio pueda tener.
¿Qué significan los resultados de las pruebas genéticas?
Las pruebas genéticas pueden tener varios resultados posibles. Estos resultados se describen a continuación.
RESULTADO POSITIVO: Un "resultado de prueba positivo" significa que el laboratorio encontró una alteración genética específica (o mutación) que está asociada con un síndrome de cáncer hereditario. Un resultado positivo puede:

  • Confirmar el diagnóstico de un síndrome de cáncer hereditario.
  • Indicar un mayor riesgo de desarrollar ciertos cáncer(es) en el futuro.
  • Demostrar que alguien lleva un cambio genético particular que no aumenta su propio riesgo de cáncer, pero que puede aumentar el riesgo en sus hijos si también heredan una copia alterada de su otro padre (es decir, si el niño hereda dos copias del gen anormal, uno de su madre y uno de su padre).
  • Sugerir una necesidad de repetición o la realización de más pruebas complementarias o confirmatorias.
  • Proporcionar información importante que pueda ayudar a otros miembros de la familia a tomar decisiones sobre su propio cuidado de la salud.
Ante un resultado positivo que indique un riesgo aumentado a desarrollar cáncer en el futuro, se recomienda la adopción de conductas y cambios en el estilo de vida que pueden disminuir dicho riesgo como:

  • Someterse a revisiones “chequeos” médicos a una edad más temprana o más a menudo para detectar signos de cáncer.
  • Reducir su riesgo de cáncer mediante la toma de medicamentos o la cirugía para extirpar tejidos "en riesgo" (Estos enfoques para la reducción del riesgo son opciones para sólo unos pocos síndromes de cáncer hereditario).
  • Cambiar los comportamientos personales (como dejar de fumar, hacer más ejercicio y comer una dieta más saludable) para reducir el riesgo de ciertos cánceres.
Por último, en pacientes que ya han sido diagnosticados con cáncer, un resultado positivo para una mutación asociada con ciertos síndromes de cáncer hereditario puede influir en cómo se trata el cáncer. Por ejemplo, algunos trastornos hereditarios del cáncer interfieren con la capacidad del cuerpo para reparar el daño que se produce al ADN celular. Si alguien con una de estas condiciones recibe una dosis estándar de radiación o quimioterapia para tratar su cáncer, pueden experimentar efectos secundarios graves, potencialmente mortales. Conocer el trastorno genético antes del comienzo del tratamiento permite a los médicos modificar el tratamiento y reducir la gravedad de los efectos secundarios.
RESULTADO NEGATIVO: Un "resultado de prueba negativo" significa que el laboratorio no encontró la alteración específica que la prueba fue diseñada para la detección bajo los criterios establecidos de desempeño y sus limitaciones, por ejemplo; el límite inferior de detección. Dado que algunas mutaciones se encuentran en cantidades mínimas, los métodos empleados para estos estudios son basados en el estado del arte de la tecnología diagnóstica como es la secuenciación genética de nueva generación que permiten detectar las concentraciones más inferiores que se hayan reportado en la actualidad (detección de mutaciones presentes entre 0.1 y 2% del total del ADN de la muestra estudiada).

Este resultado es más útil cuando se trabaja con una familia en la que ya se sabe que está presente la alteración genética específica que causa la enfermedad. En este caso, un resultado negativo puede demostrar que el miembro de la familia probado no ha heredado la mutación que está presente en su familia y que, por lo tanto, esta persona no tiene el síndrome de cáncer hereditario probado, no tiene un mayor riesgo genético de desarrollar cáncer, o no es portador de una mutación que aumenta el riesgo de cáncer. Un resultado negativo verdadero no significa que no hay riesgo de cáncer, sino que el riesgo es probablemente el mismo que el riesgo de cáncer en la población general.

Cuando una persona tiene un historial familiar fuerte de cáncer pero no se ha encontrado que la familia tenga una mutación conocida asociada con un síndrome de cáncer hereditario, un resultado negativo de la prueba se clasifica como un "negativo no informativo" (es decir, no proporciona información útil ante la sospecha clínica de cáncer hereditario). No es posible saber si alguien tiene una mutación genética perjudicial (patogénica o patológica) que no fue detectada por la prueba particular utilizada (conocido como "falso negativo") o si la persona realmente no tiene alteraciones genéticas predisponentes al cáncer en ese gen.

Si la prueba genética muestra un cambio que no se ha asociado previamente con cáncer en otras personas, el resultado de la prueba de la persona puede informar "variante de significado desconocido" o VUS. Este resultado puede interpretarse como "ambiguo" (incierto), es decir, que la información científica actual relacionada a la variante encontrada no ayuda a tomar decisiones sobre el cuidado de la salud.

Si la prueba revela un cambio genético que es común en la población general entre las personas sin cáncer, el cambio se llama polimorfismo.

Dado que el objetivo de los estudio genéticos es proveer información clínicamente útil, son diseñados para enfocar su cobertura y precisión en las regiones más conocidas de los genes donde se ubican las mutaciones más frecuentes (por ejemplo, en exones codificantes), es posible que una persona tenga una mutación en un gen distinto del gen que se probó o que el método empleado no esté diseñado para detectar otras regiones del ADN diferentes a las estudiadas o bien que el tipo de alteración genética sea imposible de identificar con el método empleado.
¿Qué pruebas genéticas están disponibles para el riesgo de cáncer?

Se han descrito más de 50 síndromes de cáncer hereditario. La mayoría de éstos son causados por las mutaciones altamente penetrantes que se heredan de una manera dominante.

La lista a continuación incluye algunos de los síndromes de cáncer hereditario más comunes para los que se dispone de pruebas genéticas:

  • Cáncer de mama, ovario y próstata.
  • Síndrome Li-Fraumeni (tumores en diversos órganos).
  • Síndrome de Cowden (tumores hamartomatosos) en diversos órganos).
  • Síndrome de Linch (cáncer de colon hereditario no polipomatoso).
  • Adenopolipomatosis familiar (tumores benignos y/o cancerosos en tubo digestivo y otros órganos).
  • Retinoblastoma (cáncer de la retina y otros sitios del sistema nervioso, de hueso, de la piel y tejidos blandos).
  • Neoplasia endócrina múltiple tipo 1 (tumores de páncreas, paratiroides y pituitaria).
  • Neoplasia endócrina múltiple tipo 2 (tumores de tiroides y de glándulas suprarrenales).
  • Sindrome de Von Hippel-Lidau (cáncer de riñon y glandula suprarrenal y tumores múltiples no cancerosos).
¿Quién puede ayudar a las personas a entender los resultados de sus exámenes?
Un consejero genético, médico u otro profesional de la salud capacitado en genética puede ayudar a un individuo o familia a entender los resultados de sus exámenes. Tal consejería puede incluir discutir recomendaciones para el cuidado preventivo y el tamizaje con el paciente, remitir al paciente a grupos de apoyo y otros recursos de información y proporcionar apoyo emocional a la persona que recibe los resultados.

En algunos casos, un consejero genético o médico puede recomendar que otros miembros de la familia consideren la posibilidad de someterse a pruebas para detectar cambios genéticos específicos que indican un mayor riesgo de cáncer. La decisión de probar a otros miembros de la familia es complicada. Requiere una evaluación cuidadosa de la historia familiar y otros factores, así como el asesoramiento de un consejero genético u otro profesional capacitado en genética. En general, los médicos confían en el miembro de la familia que ha sido evaluado para compartir la información genética con sus familiares para que los familiares sepan que se ha identificado una condición genética en su familia. Entonces, cada miembro de la familia necesitará tomar su propia decisión con respecto a si o no ser probado ellos mismos.
ESTUDIO GENÉTICO PARA CANCER HEREDITARIO (32 GENES)
En laboratorios Dr. Moreira contamos con el “ESTUDIO GENÉTICO PARA CANCER HEREDITARIO (32 GENES) el cual ha sido diseñado para identificar mutaciones genéticas asociadas a los cánceres hereditarios más frecuentes”
Gen estudiado
Tipo de cáncer(es) y órgano(s) con riesgo asociado a mutaciones patogénicas de los genes estudiados
1.- APC
Colorrectal (hasta 93%), Intestino delgado (4-12%), Gástrico, Tiroides, Pancreático, Cerebro, Hígado, Tumores desmoides, Pólipos gastrointestinales
2.- BMPR1A
Colorrectal (40-50%), gástrico (hasta 21% pólipos gástricos), Intestino delgado, Pancreático, Pólipos gastrointestinales
3.- BRCA1
Mama femenina (57-87%), Ovario (24-54%), Próstata, Mama masculina, Pancreático, Falopio, Peritoneal primario, Endometrial
4.- BRCA2
Mama (41-84%), Próstata (20-34%), Ovario (11-27%), Pancreático (5-7%), mama masculina (4-7%), melanoma, trompa de Falopio, peritoneal primario, Endometrial
5.- CDH1
Cáncer gástrico (40-83%), mama femenina (39-52%), colon
6.- CDKN2A
Melanoma (28-76%), pancreático (14%)
7.- EPCAM
Colorrectal (69-75%), Endometrial (12-55%), Ovárico, Gástrico, Pancreático, Vías biliares, Vías urinarias, Intestino delgado, Cerebro, Tumores sebáceos
8.- MLH1
Colorrectal (22-80%), Endometrial (31-54%), Ovario (13-20%), Gástrico (6-20%), Tracto urinario (1-3%), Pancreático, Cerebro, tumores sebáceos
9.- MSH2
Colorrectal (22-80%), Endometrial (31-61%), Ovariano (10-24%), Tracto urinario (8-10%), gástrico (<1-9%), Pancreático, Vías biliares, Intestino delgado , Cerebro, Tumores sebáceos
10.- MSH6
Colorrectal (20-44%), Endometrial (44%), Ovárico (1-11%), Gástrico, Pancreático, Vías biliares, Vías urinarias, Intestino delgado, Cerebro, Tumores sebáceos
11.- MUTYH
Colorrectal (hasta 80%), Intestino delgado (hasta 4%), Endometrial, Pólipos gastrointestinales
12.- PALB2
Mama femenina (25-58%), Mama masculina, Pancreático, Ovárico
13.- PMS2
Colorrectal (11-20%), Endometrial (12-15%), Ovárico, Gástrico, Pancreático, Vías biliares, Vías urinarias, Intestino delgado, Cerebro, Tumores sebáceos
14.- PTEN
Mama femenina (25-85%), Tiroides (3-38%), Endometrial (5-28%), colon, Renal, Melanoma, Pólipos gastrointestinales
15.- SMAD4
Colorrectal (40-50%), gástrico (hasta 21% pólipos gástricos), intestino delgado, páncreas, pólipos gastrointestinales
16.- STK11
Mama de mujer (45-54%), Colorrectal (39%), Pancreático (11-36%), Gástrico (29%), Tumores ováricos (21%), Pulmón (15-17%), ), Cervical (10%), Tumores testiculares (9%), Endometrial (9%), Pólipos gastrointestinales
17.- TP53
Mama femenina, Sarcoma óseo y tejido blando, Cerebro, Neoplasias malignas hematológicas, Carcinoma adrenocortical, entre otros. Riesgo general de cáncer: casi 100% en mujeres, 73% en varones
18.- VHL
Renal (hasta 69%), Tumores neuroendocrinos pancreáticos (hasta 17%), Hemangioblastomas, Feocromocitomas
19.- ATM
Mama femenina, colon, Pancreático
20.- BRIP1
Ovario, Mama femenina
21.- CHEK2
Mama femenina, Mama masculina, colon, Próstata, Tiroides, Endometrial, Ovárico
22.- RAD51C
Ovario, Mama femenina
23.- RAD51D
Ovario, Mama femenina
24.- BARD1
Mama femenina, ovárico
25.- NBN
Mama femenina, Melanoma, Linfoma no Hodgkin
26.- XRCC2
Mama femenina, Pancreático
27.- FH
Útero y Riñón
28.- FLCN
Riñón
29.- MRE11A
Mama
30.- RAD50
Mama, ovario, colon y pancreas
31.- RINT1
Ovario
32.- SDHB
Renal

¿Dudas o preguntas? Escríbenos

Conoce donde se procesan los estudios



Primer Laboratorio Acreditado conforme a ISO 15189 por UKAS (United Kingdom Accreditation Service), bajo la anuencia de EMA (Entidad Mexicana de Acreditación, A.C.)